(+34) 968 27 16 89  Whatsapp (+34) 644 54 64 18    info@solventie.es    Horario: L-J de 9:00-14:00 y de 16:00-19:00 | V de 9:00-14:00

 

Los paneles solares están compuestos por células fotovoltaicas de silicio por lo que son muy resistentes a agentes externos. Por ello, no hace falta preocuparse demasiado por su mantenimiento.

Sin embargo se encuentran constantemente sometidos a agentes externos y a cambios de temperatura, por lo que es importante contar con un plan de mantenimiento preventivo para detectar fallos y puntos débiles, reducir los costes de reparación o aumentar la vida útil de la instalación.

 

Limpieza de los paneles

Lo más importante es asegurarnos que no existe ningún obstáculo que haga sombra a los módulos y mantener limpia la parte de los paneles expuesta a los rayos solares.

Para limpiar, se debe hacer con agua y nunca con agentes abrasivos que puedan dañar el cristal. Además siempre debemos atender a las indicaciones del fabricante. Lo ideal es hacerlo fuera de las horas centrales del día, evitando así cambios bruscos de temperatura.

 

Inspección visual de los paneles (cada 2 o 3 meses)

Además de la limpieza, también se debe realizar una inspección visual de los módulos con el objetivo de detectar cualquier anomalía.

– Se debe controlar que ninguna célula se encuentre en mal estado (cristal de protección roto, normalmente por acciones externas).

– Se debe comprobar que el marco del módulo se encuentra en correctas condiciones (que no haya deformaciones o roturas).

 

– Control de la temperatura del panel (cada 3 o 4 meses)

Trimestralmente se debe de realizar una termografía (con infrarrojos) a los paneles para detectar malas conexiones o puntos calientes que podrían traducirse en averías.

Se debe comprobar el estado de las baterías y que el nivel de líquido y la carga sean adecuados.

También revisar que el cargador y el inversor estén funcionando correctamente, y examinar el cableado asegurándonos de que no se ha deteriorado y las conexiones están bien enlazadas.

 

– Mantenimiento del sistema de acumulación

En aquellas instalaciones aisladas es necesario limpiar las baterías y bornes así como los terminales de conexión. También revisar el nivel de electrolito y rellenarlo hasta el nivel adecuado en caso de ser necesario. Por último es interesante realizar periódicamente una ecualización de las baterías a fin de devolverles su capacidad de almacenamiento, aumentando así su eficiencia.

 

– Alternativa

Como alternativa es posible instalar algún sistema o dispositivo de monitorización del rendimiento que nos informe de forma automática de cualquier problema. No obstante, es recomendable contar con un profesional ya que la mayoría de usuarios no poseen el equipo necesario para las comprobaciones antes mencionadas.