(+34) 968 27 16 89  Whatsapp (+34) 644 54 64 18    info@solventie.es    Horario: L-V de 08:00-17:00

¿Sabías que entre el 6 y 8% de los módulos solares instalados hace 10 años presenta fallos o errores en su funcionamiento diario?. Un problema de éstos en un módulo puede afectar a la producción de la instalación hasta en un 20%.

Además, los drones aumentan la eficiencia y precisión de las inspecciones, reduciendo el tiempo de la inspección en un 70% con respecto a los métodos tradicionales.

 

Beneficios del uso de la tecnología dron en instalaciones solares fotovoltaicas

La ultima ley vigente desde el 30 de diciembre de 2017, introdujo cambios que amplían el campo de aplicación de los drones lo que ha hecho crecer al sector.

Con la termografía con drones en instalaciones solares fotovoltaicas es posible detectar funcionamientos defectuosos, posibles problemas de interconexión eléctrica y averías potenciales en módulos. El objetivo es repararlos o sustituirlos antes de que provoquen una avería mayor o un paro de la instalación.

– Detección de fallos a tiempo: permite detectar fallos o problemas que perjudican a eficiencia y productividad de la instalación y que te están haciendo perder dinero.

– Aumento de la eficiencia: Las inspecciones con drones posibilitan la recopilación de la información más rápido que las tradicionales.

– Mayor fiabilidad: La tecnología dron permite identificar las fallas potenciales con la ayuda de datos infrarrojos y visuales de forma más precisa y sin errores.

– Mejora de  productividad: la termografía con dron permite anticipar la reducción de la eficiencia de la instalación ya que se obtiene información más detallada.

– Mejor manejo de los datos: Con esta tecnología se almacenan los datos históricos y resultados de las inspecciones de forma más eficiente.

– Disminución de tiempo, costes y recursos: Hasta el día de hoy la comprobación de fallos en los implicaba un elevado costo de tiempo y recursos, por lo que ha permitido abaratar esto.

– Evitar los riesgos: Realizamos las inspecciones sin necesidad de exponer al personal de la planta a pesadas condiciones de trabajo o a sitios de difícil acceso.

Inspecciones con dron en instalaciones solares fotovoltaica

Las inspecciones fotovoltaicas con drones permiten obtener imágenes termográficas para la detección de avería de forma eficiente, rápida y segura.

Para efectuar inspecciones termográficas con drones en instalaciones solares fotovoltaicas, hay que tener en cuenta algunas normas que garanticen informes con medidas de corrección adecuadas.

Es importante asegurarse de seguir ciertas condiciones y procedimientos de medición:

– Formación y experiencia del técnico que opera el dron con la cámara termográfica autorizada por AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea)

– Buen trabajo en equipo con el técnico especialista en instalaciones fotovoltaicas

– Uso cámaras termográficas adecuadas con los complementos adecuados

– Valores de radiación solar superiores a 750 W/m2

– Ángulo de observación comprendido entre los 5º y los 60º

– Evitar el sombreado y las reflexiones

Ejemplos de fallas detectadas tras inspecciones termográficas

Con la realización de inspecciones mediante drones en instalaciones fotovoltaicas se obtienen imágenes termográficas que muestran claramente las partes calientes de los módulos. Según su forma y ubicación, evidencian la existencia de elementos que provocan un funcionamiento incorrecto de la instalación o defectos en los módulos o celdas.

– Problemas con las conexiones

– Problemas provocados por diodos de derivación defectuosos o desajustes de las celdas

– Ensombrecimiento

– Defecto de celda

– Cortocircuito

Fases de una inspección termográfica con dron en una instalación solar fotovoltaica

  1. Planificación previa: definición de objetivos, requerimientos técnicos y selección de soluciones.
  2. Inspección: elaboración de los planes de vuelo y recolección y organización de los datos.
  3. Procesamiento de imágenes: generación de los mosaicos y mapas infrarrojos y visuales y análisis de las fallas.
  4. Presentación de los resultados obtenidos: interpretación de los mapas e imágenes de componentes y entrega de informes especializados.
  5. Acciones correctivas: Llevar a cabo las reparaciones necesarias en las celdas, módulos, cadenas, etc, de la instalación.